02 septiembre 2007

Oriente Medio - Diario de viaje (y 15)

Viernes 22 de junio. Nos despertamos bastante tarde, resacosos. Desayuno bufé con abundante bollería. En coche a Jerash o Jerasa o Gerasa por una autopista buena a veces, a veces no. Pasamos por las afueras de Ammán, un conglomerado urbano bastante horroroso: Feas construcciones modernas y caos urbanístico generalizado, pero no la clásica miseria del tercer mundo. A destacar la influencia de Bizancio en la reciente arquitectura popular jordana, una rara mezcla de Constantinopla con el Estilo Internacional. Llegamos a Jerasa, aparcamos y sacamos tickets para visitar la antigua ciudad helenística y romana.

Las ruinas son impresionantes, por la calidad y dimensión de teatros y templos (especialmente los de Zeus y Artemisa). Una plaza oval, rodeada de columnas, nos recuerda inevitablemente a Bernini y el Vaticano. Cardo y Decumano porticados, un increíble ninfeo... El circo ha sido reconstruido y –bajo la dirección de una firma norteamericana muy en plan showbusiness- organiza luchas de gladiadores y carreras de cuádrigas, todo interpretado por soldados del ejército jordano (recomendable para fetichistas del “peplum”).

Cuando entramos en uno de los dos teatros nos sorprende una música totalmente inesperada: El Himno a la Alegría, interpretado por una banda de soldados gaiteros. Jordania es, al fin y al cabo, un invento británico y como tal, imita las costumbres del Imperio, aunque creo que lo de Ludwig Van es una concesión a la Unión Europea. Jordania, patria querida. Unas pepsis en la cafetería del recinto y nos volvemos al hotel. Comida en el bufé, de nuevo un surtido de especialidades suizas y del próximo oriente. Hummus y Emmental. Siesta.

A partir de las seis de la tarde el sol empieza a perder su agresividad y entonces se puede salir a su encuentro. Piscina y luego un rato largo en la playa del Mar Muerto, flotando y frotando. Nos cubrimos de barro negruzco y lo vamos dejando secar al sol. Escuece. Nos duchamos bien y entramos al spa. Que no sé por qué a todo el mundo le da por llamarlo spa, si es un balneario. Piscinas de varios tipos, con y sin burbujas. Agradable y terapeútico. Lo mejor son las piscinas panorámicas al aire libre, donde vemos el atardecer. Mas allá del Mar Muerto, el sol se pone por detrás de las montañas de Palestina.

Es el fin de las vacaciones. El alma se serena, despedida y cierre de la emisión.

12 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Preciosas las ruínas, Alfredo... Sólo un apunte... Spa no es un ningún extranjerismo (en el fondo) sino el nombre de una celebérrima estación balnearia Belga (si has ido allí la verás por todos sitios, porque hasta embotellan agua con esa denominación) ya conocida incluso en tiempo romanos, creo, y que por su fama ha dado el nombre a cualquier balneario en general...

QUé pena que ya se termina... ¿¿Ahora qué nos vas a contar???
:-P

Gerusalemme Liberata dijo...

Alfredo, ahora que hemos llegado al triste final (no me lo puedo creer)te propongo la editorial mas adecuada para publicar, aparte de lo electronico,tus historias: se trata de las Ediciones del Oriente y del Mediterraneo, muy aclamadas en tierras ibericas.
Si, ademas, les aniades algo de relato erotico - y homoerotico aun mejor-,que espero que no haya sido del todo ausente de vuestro viaje, al estilo del Sabor del Paraiso de Isidre Bravo,el exitazo lo tendras asegurado!
Los lugares que has visitado, mas que por sus ruinas romanas, valen por sus cuerpos presentes. Morenos, sucios y enganiadores...
En cuanto al titulo Memorias de una Locomotora, que ya te he propuesto y me has preguntado el por que, supongo ahora, despues de mi auto-analisis diaria y mi auto-ayuda, que sera por lo de la loca y por lo de la mora seguramente...
Un beso arabe,lejano

El Castor dijo...

Quince entregas! no podemos pedir más. Me ha parecido muy interesante y las fotos han ayudado mucho. Como dice Vulcano ¿y ahora qué nos vas a contar?.
Saludos.

Alfredo dijo...

¡Qué me vas a contar a mi de Bélgica, Vulcano! ¡Si soy como la nueva Fabiola, como los chocolates Godiva, como los mejillones de Chez León!
Y tienes razón: ¿Ahora que cuento?

Tomo nota de la editorial, Liberata, pero sabes que soy muy muy vago... Y has de saber que en nuestro viaje no hubo apenas sexo, somos mariquitas pero muy decentes.
El título me gusta, pero creo mas acertado referirme a "Los viajes del Capitán Tan" que a los de "Locomotoro" (Esto es un chiste sin gracia que solo entenderemos los españoles de la generación Chiripitiflaúticos).

Pues eso, Castor, ahora tengo un problema!.

Vulcano Lover dijo...

Pásate a los chocolates Marcolini, que son más ricos... O si, por el contrario, prefieras algo con sabor (nombre) más local, cruza la plaza (del Sablón) y entra en Wittamer... Y es que no sé yo muy bien quién iba a ser la nueva Fabiola, ja ja ja ja... Ya me contarás de dónde te vienen esos aires de flandes...
Besos

Alfredo dijo...

La cosa es sencilla, Vulcano: mi Santo trabaja en una compañía belga. Si miras atentamente la foto publicada en el post del 3 de junio tendrás una pista. Besos.

Vulcano Lover dijo...

Sabena ya no existe...¿?¿? Brussels airlines sí (pero es tan cutre...)
En fin, no sé si me aclara o no... pero me da igual, si quieres ser la nueva Fabiola te dejo...
Oye, que yo no soy tan joven... Vamos, que prácticamente me has puesto de adolescente...
Besos.

Gerusalemme Liberata dijo...

NO HUBO APENAS SEXO?????

Y Ahmed? Y Suleiman?
Tutto cosi dispreziato?

Senses & Nonsenses dijo...

una manera muy particular de sacarse un sobresueldo el ejército jordano. el teatro... maravilloso. y el mar negro tiene que ser toda una experiencia...

me ha encantado la aportación didáctica de vulcano sobre los orígenes de la palabra spa. ni idea.

oye, pues muy bonito.
la crónica de viaje es excelente. no sea vago, replanteate lo de la editorial. o guías de ciudades del mundo para spartacus, jajaja
...es broma

un abrazo.

manuel_h dijo...

bueno, terminaron allí, pero las has vuelto a vivir aquí!

Alfredo dijo...

- Vulcano: ¡Uy lo que has dicho! ¿Brussels cutre? Suerte tienes de que Alfonso no lee nunca estos comentarios, caballerete!! - Besos.

- Liberata: Tutto perdito e abandonato. Pero que sepas que Ahmed no valía gran cosa.

- Tomo nota de la idea Spartacus, Senses, lo que pasa es que uno ya no está para tantos trotes (hacer cruising en el desierto es sugerente pero complicado).

- Si, Manuel, lo cierto es que casi disfruto más de los viajes al recordarlos con cierta perspectiva.

Akenaton dijo...

Muy interesantes los datos que aportas del viaje. Jordania es uno de los países de Oriente Medio que siempre he querido visitar junto a Egipto, por el tema de las civilizaciones antiguas. Ganas tengo de visitar este país y sus ciudades muertas que no lo son, ya que están vivas de historia. Solo le veo una pega: la falta de verde. Uno que es medio cabra….. Sl2.