15 noviembre 2008

Crisis (IV)

“No es sólo un inmenso andamiaje económico lo que se desmorona, sino una concepción del poder, de sus bases ideológicas. Es necesario tener en cuenta todas las dimensiones de este derrumbe para reconstruir con otros materiales. Y, sobre todo, reponer en el eje mismo de la acción pública los principios democráticos que, en un error histórico, se sustituyeron indebidamente por las leyes del mercado...

...Ahora, que no juzguen quienes deberían ser juzgados. Han sido "rescatados" por el Estado y quedan desautorizados para opinar sobre unas propuestas que pretenden el "rescate" de la gente. Que callen ahora quienes -como el Banco Mundial, el FMI y la OMC- no levantaron la voz cuando debían...

...Es una crisis del capitalismo y no en el capitalismo, como pretenden, para continuar después su desbocada carrera, los más fervientes defensores de la economía de mercado que, por la ausencia de valores y de pautas de buen gobierno, ha fracasado estrepitosamente. Conviene, sobre todo, no volver a un "nuevo capitalismo", sino promover un nuevo sistema económico mundial basado en la justicia y regulado por instituciones integradas en unas Naciones Unidas completamente reformadas, quizás refundadas, que dispongan de los recursos personales, técnicos y económicos que les permitan actuar eficazmente y aplicar a los transgresores todo el peso de la ley...

...Sólo con una autoridad supranacional adecuada podrá tener lugar la regulación de los mercados. Y la eliminación inmediata de los paraísos fiscales, con los que los tráficos de drogas, armas, patentes, capitales y personas podrán también desaparecer. Ha quedado claro que los mercados no se "autorregulan", sino que favorecen en el espacio supranacional, totalmente impunes, todo tipo de transgresiones y de mafias...

...Que los súbditos se transforman en ciudadanos, los espectadores impasibles en actores, para que tenga lugar un cambio profundo del fondo y de la forma en el ejercicio del poder: la gran transición de una cultura de fuerza e imposición a una cultura de la palabra requiere educación en todos los grados y durante toda la vida; el fomento de la creatividad y diversidad cultural; la promoción de la investigación científica; de la sanidad para todos.

Grandes oportunidades, grandes responsabilidades que deben asumir los ciudadanos que tienen más que aportar al cambio. Ahora, poder ciudadano. Ahora, los pueblos, la gente.

Las crisis son una oportunidad de edificar un mundo nuevo, de volver a situar los principios éticos universales de la justicia, de la democracia genuina. No desperdiciemos las oportunidades. Debemos recordar, todos los días, el sabio aviso de Sófocles: "Cuando las horas decisivas han pasado es inútil correr para alcanzarlas".”

¿Quién escribe estas palabras en un artículo publicado hoy en El País?

¿Un radical antisistema de los que no hace tanto se manifestaban contra la globalización? ¿Llamazares, Santiago Carrillo, Alfonso Guerra? ¿Un sociata cualquiera? ¿Jorge Verstrynge?

No.

Federico Mayor Zaragoza, ex alto cargo en los últimos gobiernos de Franco. Ex ministro de la UCD. Ex director de la UNESCO. Una persona de bien y de orden, de las de toda la vida.

Por otra parte, completamente de acuerdo.

8 comentarios:

El Castor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
manuel_h dijo...

tiene mucho sentido lo que dice, en eso se suele notar muchas veces, lamentablemente, que no depende de él poder llevar algo a la práctica.

Argo dijo...

No puedo estar más de acuerdo con los idealistas. Llevarlo a cabo es otra cosa, pero desde luego si de esta oportunidad no surge algo nuevo, volveremos a la crisis en el siguiente ciclo.

El Castor dijo...

Sí, estoy de acuerdo aunque quizá sea irreal pensar que la ONU pueda desempeñar este papel tan relevante en la economía mundial.
Saludos.

Vulcano Lover dijo...

Estoy de acuerdo, yo también leí el artículo y me gustó (un punto irreal en algunas cosas, pero por otra parte muy clarividente en todos los objetivos que plantea). Pero me ocurrió igual que a ti, que la verdad me sorprendió que viniera de quien viene...

javier dijo...

Solo le faltó hablar de la ALIANZA DE CIVILIZACIONES. Se olvida de los inmensos ingresos fiscales que generó toda esa riqueza, ahora la administración están a dos velas, ya veremos de donde sacan el dinero para las prestaciones y como cubren el abultado deficit fiscal.
Lo de la autoridad supranacional suena un poco fascista. A él no le fue mal con la economía de mercado. En fin, demagogia barata y populismo a granel, para quien se lo crea claro.

Barbado Whisky Matinal dijo...

Señor, excelente articulo, realmente. Y como viendo su perfil me encuentro que usted es admirador del gran Reinaldo Arenas. por su articulo y su aficion al gran escritor cubano, le invito a mi blog literario, dese una vuelta que esta sin visitas y pletorico por tenerlas . Saludos y felicidades, mi direccion es: http://bebiendotemprano.blogspot.com/

senses or nonsenses dijo...

amén, si sirviera para convertirnos en ciudadanos, no en números u objetivos de mercado (ni tan siquiera súbditos). es quizá demasiado tarde, y son muchos años de contarnos que es el único sistema posible.
la crisis puede ser la oportunidad de algo nuevo, pero no parece que por ahí vengan los tiros, sino más m. de la misma.

un abrazo.